martes, 2 de febrero de 2016

Descalza

El sonido de sus pasos marcaba el ritmo del silencio. Descalza, ligera, pálida gacela de mis sábanas. No existía jaula capaz de retenerla.

Ella.

Lo era todo y a la vez no era nada. No era una mujer normal, a veces me pregunto si alguna vez fue realmente humana. Se parecía más a un desastre natural, a una tormenta de esas que anuncian su llegada con un suave olor a tierra mojada. Ella anunciaba su presencia con la dulce fragancia del perfume caro, para luego descargar los relámpagos nacidos de su sonrisa.

Pero las tormentas nunca permanecen demasiado tiempo en el mismo lugar.

Siempre supe que era un alma libre, que no sería capaz de convencerla para que iluminara mi pobre habitación con su presencia un día más. Y a pesar de saberlo, decidí correr tras ella, empeñado en encontrar el inicio de su arcoíris.

Aprendí que no se puede perseguir al viento.

Mi torpe carrera no podía compararse con sus veloces y gráciles pisadas. Siempre ligera, siempre elegante, siempre asustadiza y esquiva como un gato arisco.

Siempre descalza.

El sonido de sus pasos marcaba el ritmo de mis latidos. Tropecé y caí, quedándome atrás. Noté que algo se movía cada vez más despacio en el interior de mi pecho.


Y mi corazón se paró.

viernes, 23 de octubre de 2015

Desvarío nº8 - Personas

No entendéis que una persona no es una cara, no es un color de pelo, no son unos ojos bonitos. No es una altura ni un peso. No es una forma de vestir.

Una persona es los libros que lee, las canciones que escucha, sus pensamientos, sus gustos, su mentalidad.

Somos un centenar de cosas. Pero la gente siempre verá ese otro millón de cosas que no eres.

jueves, 22 de octubre de 2015

Guitar Days #14 - Dear God

Para resucitar un poquito esta sección, os traigo una canción de Avenged Sevenfold que me gusta mucho: Dear God.

Espero que os guste~


Microrrelato nº2 (Fénix)

Cuando su carbonizado cuerpo tocó el suelo, el viento reunió las cenizas, convirtiéndolas en una nueva chispa de vida.

Y renació.

Desvarío nº7 - Efímera

La vida es efímera. Es el tiempo que tardamos en leer nuestro libro favorito. Es esa canción que comenzamos a escuchar a sabiendas de que terminará justo cuando empezamos a disfrutarla. Es el tiempo que pasa desde que el pétalo se desprende de la flor hasta que cae al suelo.

Un acantilado que se desgasta con cada golpe de mar...

Para el Universo nuestro paso por la vida es el ligero aleteo de una mariposa que no es consciente de que al día siguiente su existencia terminará. Cuando todos desaparezcan, nadie nos recordará.

Seremos como las hojas secas guardadas en libros, olvidadas por su dueño en el laberinto de páginas.